Empleado de Google de 23 años vive en un camión

    Cuando Brandon (23 años) se fue del estado de Massachusetts a la costa oeste a trabajar como ingeniero de software a Google tomó una increíble decisión: en vez de arrendar algo en la ciudad de San Francisco, donde los precios son muy caros,  decidió mudarse a un camión de 12 metros cuadrados. La idea se le ocurrió cuando la opción de arriendo más barata que le ofrecía la corporación costaba aproximadamente 2 mil dólares al mes.

    “Estaba pagando una exorbitante cantidad por un apartamento en el cual casi no estaba. Es muy duro tener que justificar el gasto de esa cantidad de dinero. Lo estás escencialmente quemando… no lo estás construyendo para el futuro y eso era una realidad muy difícil de conciliar para mí”.

    Entonces  antes de seguir gastando compró un camión Ford del año 2006 con un poco más de 250 mil kilómetros en 10 mil dólares que pagó con el bono de ingreso a su nuevo trabajo. De ahí en adelante comenzó a ahorrar y creó un blog donde da ideas para ahorrar y cuenta sus experiencias. Su único costo fijo es el seguro del camión, 121 dólares al mes, pues no utiliza electricidad y su cuenta telefónica la paga Google.

    “No poseo nada que necesite conectarse la verdad. El camión tiene unas cuantas luces y tengo una lampara a batería que uso en la noche. Tengo un paquete pequeño de batería que cargo en el trabajo cierto días de la semana. Esto lo uso para cargar mis audífonos y mi celular en la noche. Mi computadora personal de trabajo dura toda una noche y la cargo nuevamente en el trabajo”.

    jpg-1

    El espacio es pequeño pero sus posesiones son una cama, un vestidor y un colgador que construyó para colgar su ropa. Aparte de eso y unos cuantos animales de peluche no posee mucho más. En cuanto a la comida y las duchas todo lo toma en el campus de Google. Desayuno, almuerzo y cena, y las duchas de cada mañana en el gimnasio corporativo después de ejercitarse. Ahorra casi el 90% de su sueldo y eso lo utiliza para pagar sus prestamos estudiantiles e invertir.

    En unos 6 meses logrará pagar todos sus estudios… nada mal pensando que tiene sólo 23 años. Además, el ahorro le ha permitido ir a cenar a buenos restaurantes y bares de la ciudad de San Francisco, un lujo que no todos se pueden dar. Además, vivir en los estacionamientos en las afuera del campus de Google le ha ahorrado el tiempo perdido en el tráfico de la ciudad y se va caminando a su trabajo.

    “No habrá un momento mejor en mi vida para probar esto. Soy joven, flexible y no tengo la preocupación de que esta decisión esté afectando a otra persona en mi vida”.

    jpg-3

    Su plan es ahorrar lo suficiente para recorrer el mundo y por eso piensa que vivir de esta forma le puede ayudar a aceptar ciertas incomodidades y a ser austero. Además, el joven no ha tenido ningún problema de seguridad ni con la empresa por su modo de vida.

    ¿Si tuvieras un empleo así harías lo mismo?

    Publicación Original: http://www.upsocl.com/
    Por Álvaro Valenzuela